CORRER

 
Correr a través de los arbustos, a través de los árboles en los parques,
en las calles, en los bosques.
Correr sin escuchar nada, porque es ahí donde se escuchan más fuerte
los latidos y las voces que se hacen gritos y las preguntas sin respuesta
o las preguntas con respuestas que cambian continuamente.
Correr como escapando de algo, correr para alcanzar algo, ese algo
 que lleva algo de nombre porque nunca es lo mismo.
Correr sin pensar ni un minuto, se corre el riesgo de perecer pensando.
Correr con música en la cabeza, correr tarareando una canción
y recordando un concierto.
Correr porque se hace tarde, correr para parecer apresurado
con la agenda apretada y múltiples compromisos.
Correr para mover las piernas, para sentir el cuerpo fuerte y útil.
Correr para que el tiempo pase rápido y lo amargo se vaya.
Correr para que la vida no nos alcance. Para que el tiempo no se
acabe y la gente no se vaya.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *